CEOE y Cepyme afirman que “no pasará nada” si el aumento salarial de 2017 fuese del 1,5%

 

El presidente de Cepyme, Antonio Garamendi, dijo que “no pasaría nada” si el aumento salarial de 2017 era de alrededor del 1,5%, mientras que el presidente de la CEOE Juan Rosell dijo que “lo bueno” sería que este aumento se acercara a lo que está sucediendo en la negociación colectiva de subsectores y empresas. En una conferencia de prensa después de la reunión en el Palacio de la Moncloa, con el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y los dirigentes sindicales, el presidente de la CEOE ha indicado que todavía están en plena negociación con los sindicatos para acordar un acuerdo sobre el aumento salarial para el próximo año. La propuesta de los sindicatos es aumentar los salarios entre 1,8% y 3% en 2017.

 

Parece que el aumento no va: no existe concordancia entre el discurso y las acciones de los responsables

 

Rosell dijo que el crecimiento económico en 2017 será menor que en 2016 y que en los últimos dos años ha habido “ganancias significativas” en el poder adquisitivo debido a la inflación negativa. En su lugar, recordó que los indicadores muestran que en la cara de 2017 la inflación será superior al 1%.

El presidente de la CEOE recordó que en 2015 se acordó un aumento salarial de hasta el 1% y se mantuvo en el 0,74%, mientras que para este año el aumento máximo fue del 1,5% y actualmente se sitúa en el 1,08%. “Lo que está ocurriendo en la negociación sectorial, sub-sectorial y corporativa está subiendo en comparación con el aumento de sueldo de 2016”, agregó Rosell.

En este contexto, se ha señalado que CC.OO. Y la UGT se enfrenta a dos hipótesis: acordar un aumento salarial para 2017, o una propuesta más ambiciosa y deseable (la del 2016), que habría estado vigente durante tres años y daría importancia a la cantidad y calidad del empleo, la igualdad entre hombres y mujeres y Seguridad o salud ocupacional, entre otros temas.

La CEOE planea relacionar el aumento de los salarios a la productividad y la reducción del absentismo

La CEOE planea relacionar el aumento de los salarios a la productividad y la reducción del absentismo. Empresarios continúan apoyando la moderación salarial, presentada en contraposición a las peticiones hechas por los sindicatos madrileños, donde se impuso la necesidad de lograr incrementos entre el 1,8% y el 3% para 2017.

 

La CEOE sigue en discusiones sobre reformar el salario en éste 2017 

 

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales aprobó en su reunión, hecha en las primeras semanas de enero, el aumento salarial para este año de hasta el 1,5%. La Junta Directiva justificó la decisión al argumentar que el año anterior los salarios, en pasados convenios, habían crecido cerca del 1,09%; todo esto acorde a la recomendación dada en el último Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva, donde se trató de asegurar que un aumento del  1,5% fuese planteado como una cuestión a realizarse. Teniendo en mente la consideración hecha en el pasado convenio, la patronal consideró que lo planteado para el 2017 debe ser “algo muy parecido” a la pasada propuesta; con la finalidad de resguardar el mantenimiento de un importante ritmo de creación de empleo.

 

La organización asegura que no se debe tomar la reforma hacia los salarios como algo único dentro de la solución de los problemas de los empleados; sino que el coste empresarial y otros factores influyentes son los que también inciden al querer abrir un espacio para el debate, para la solución de acuerdos que ayuden tanto a los empleadores, como a los empleados.

 

El incremento planteado por la CEOE es visto por los sindicatos como un argumento insuficiente para cumplir sus necesidades. En contraposición, proponen incrementos entre el 1,8% y el 3% para este 2017, con la finalidad de que los trabajadores puedan incrementar su poder de compra, tras la pasada devaluación salarial, que se ha estado aplicando desde 2010. Los sindicatos creen que el actual escenario económico abre las posibilidades de un incremento salarial superior al que planteó la patronal y que discusiones sobre la necesidad de legitimación, sobre el incremento del 1,8 y 3%, seguirán abiertas.

Importancia de las leyes de los sindicatos de obreros

 

Las leyes de los sindicatos de obreros fueron realizadas para dar equilibrio al poder de la negociación entre los empleados y los empleadores. La ley de trabajo se interesa en las interacciones entre ambos sectores. El sindicato vendría a significar la voz de los trabajadores que creen en una mejora de las necesidades de empleo. El empleador (o Patrón) deberá acatar lo que el sindicato (la voz colectiva) exige.

Comprender y respetar la ley de los sindicatos es un deber

Muchos estados poseen leyes que tratan el asunto de los sindicatos y las leyes de trabajo, siendo estas mismas leyes similares a los del NLRA: la cual es una agencia administrativa que intenta oír y resolver conflictos entre los empleadores y los sindicatos. El acto nacional de las relaciones de trabajo (NLRA) impone que el empleador y el sindicato resuelvan una negociación colectiva de “buena fe”. Dicha negociación colectiva se utiliza para definir las negociaciones entre ambos grupos, para determinar las condiciones del empleo. Un “acuerdo de negociación colectiva” es efectivo cuando el empleador y el sindicato completan exitosamente sus negociaciones. A través de la involucración del NLRA, el empleador estará sujeto a cumplir ciertas condiciones, hacia los empleados, del empleo.

El papel del NLRA dentro de los acuerdos entre empleador y sindicato es importante, ya que regula las actividades que puede utilizar un sindicato para persuadir al empleador; dichas actividades surgirían como huelgas, cierres, a favor de las condiciones colectivas del empleo; las cuales son el motivo intrínseco de la formación de un sindicato.

El sindicato puede presidir de un abogado consultor, el cual ayudará a aclarar un poco la propuesta referida a las condiciones del empleo. Si un sindicado siente que el representante del mismo no está haciendo lo suficiente, un abogado puede asistir a las necesidades de la ley de trabajo. Un abogado consulto también puede ser utilizado por parte del empleador.